EXISTE UNA NUEVA FORMA DE ENSEÑAR A LOS CABALLOS

Por: Ing. Jorge Luis González Piñón

Hace algún tiempo recibí la llamada de un familiar, quien fue un gran charro. Me comentó que leyó una revista de charrería y me compartió con mucha emoción relatos de sus gratos recuerdos y de su deseo porque la charrería siga creciendo y que estuviera al alcance de más gente en nuestro país, que no se volviera un deporte caro y elitista donde sólo unos pocos puedan practicarlo.

Me platicó también de sus andanzas en la Charrería en Tamaulipas y Jalisco donde compitió coleando y lazando, así como en Coahuila, donde además de competir llegó a ser Presidente de la Asociación De Charros en Saltillo.  Habló también de grandes charros que le tocó conocer en cada una de las charreadas, así como en los campeonatos nacionales a los que asistió.

Comentábamos que sería bueno en lo referente a los caballos, que se difundiera que ya hay una nueva forma de entrenarlos, pues la escuela tradicional  con que se les amansa se basa en quebrantarlos con malos tratos y controlarlos con el uso de frenos cada vez más bravos, así como del uso de nuevas técnicas de doma natural y de la rienda tipo reining las cuales han ido avanzando en la escuela charra con excelentes resultados en suertes como la cala y las puntas.  Finalmente al terminar nuestra conversación y tras colgar el teléfono decidí dedicar el espacio al nuevo artículo de Mundo Equino para promover el uso de nuevas técnicas de doma, adiestramiento y rienda para el bien de los caballos en las diferentes suertes a los que se les dedique, ya sea charrería, lazo, barriles, reining, equitación, cabalgata etc.

Para iniciar a tratar el tema, podemos decir que la doma natural o manejo natural del caballo es un modo de poder alcanzar metas con nuestro caballo en cualquier disciplina ecuestre con más facilidad, armonía y seguridad, respetando el estado emocional, psicológico y físico del caballo. Es la única forma de desarrollar una relación de confianza, entendimiento y equilibrio por medio de un idioma en común. Solo así se puede conservar su dignidad, su confianza propia y su voluntad de ofrecernos lo mejor de él. El objetivo es ser el líder que él necesita, respetando sus necesidades fundamentales.

La Doma natural tiene en cuenta la comprensión sobre la naturaleza del caballo. Está basada en la etología equina, en el estudio científico del comportamiento del caballo en su hábitat natural.  Necesitamos saber cómo piensa y actúa en su hábitat para entenderlo y comunicarnos de forma efectiva. Mediante este conocimiento, experiencia y mucha sensibilidad  podemos establecer una relación con los caballos basada en la confianza, respeto, comunicación y cooperación.

En primer lugar, se debe de tener en cuenta que el caballo es un animal de presa, que es cazado, y nosotros somos depredadores. De esta sustancial diferencia se deriva que su forma de pensar y vivir es totalmente diferente a la nuestra.

Así, las prioridades básicas del caballo son la seguridad y encontrarse en un ambiente confortable, pues sus necesidades son sobrevivir y perpetuar la especie. Es por ello que los caballos viven en manada con una estructura social clara y determinada, cada uno tiene un lugar en la manada y entre ellos viven en un ámbito de cooperación, siguiendo a un líder calmado y confiado. Están en constante comunicación, básicamente no verbal, y existen vínculos familiares y de amistad.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es cómo percibe el caballo el mundo a través de sus órganos sensoriales, pues entenderemos por qué y cómo reacciona en algunas ocasiones. Una de las principales diferencias es la visión y su extremada sensibilidad.

Es por ello que debemos estudiar y conocer la psicología del caballo para llegar a ser un líder seguro y equilibrado logrando que el caballo siga nuestras órdenes con aceptación y disposición.

Una vez que se haya logrado domar y se hayan pasado las etapas iniciales de monta, se procede al inicio del entrenamiento de rienda, el cual se sugiere pueda ser con las técnicas de reining, aun cuando no vaya a ser el deporte al que vaya a dedicarse. Por definición a un caballo de rienda no sólo se le guía, también se controlan cada uno de sus movimientos, el mejor caballo de rienda debe desear ser guiado y controlado con la mínima o nula resistencia aparente y debe hacerlo con buena disposición. Cualquier movimiento hecho por el caballo por si solo debe ser considerado como una falta de control.

En el reining se busca control  total de cada una de las partes del caballo, cabeza, cuello, hombros, lomo y costillas, enancas, manos y patas etc. , para poder controlar la dirección y velocidad, que no se cargue en el freno y que el caballo vaya relajado.

Las maniobras en las que se trabaja son los círculos a ambas manos a velocidad rápida y lenta, paradas, roll back, correr en línea recta, giros y cambios de manos. Cada una de ellas es un ejercicio de gran utilidad para cualquier deporte ecuestre al que nuestro caballo vaya a dedicarse.

En nuestro País hay excelentes entrenadores de caballos quienes conocen y manejan éstas técnicas que pueden hacer a tu caballo un excelente caballo de rienda.

Como conclusión podemos decir que hay disponible una nueva forma de amansar y arrendar a los caballos basada en su naturaleza y sicología, que está brindando excelentes resultados que puede ser aplicada a cualquier deporte o uso ecuestre y que trae grandes satisfacciones por el nivel de comunicación que se alcanza caballo-humano.

 

www.facebook.com/facecaballo.tv

www.instagram.com/caballo.tv

www.youtube.com/caballotv

www.twitter.com/caballotv

caballo.tv@gmail.com

Bibliografía:

www.doma-natural.com

www.reiningmexico.net

www.caballo.tv/articulos/200507elreining.ht

Comentarios

comentarios