En la primera parte de éste artículo en la edición pasada de Mundo Equino iniciamos diciendo que en el lenguaje relacionado al mundo equino y para fines de éste artículo, “Adiestrar a un potro” significa hacerlo diestro o hábil, enseñarle o instruirlo para que pueda desarrollar una actividad de manera equilibrada, obediente y hábil, donde la serie de conocimientos que se le enseñarán podrán ser la base para que posteriormente desempeñe cualquier actividad o deporte ecuestre al que se le vaya a dedicar. Explicamos que la idea tradicional equivocada de doma y que ha sido heredada, es que al caballo había que doblegarlo, vencer su voluntad mediante violencia y maltrato, el caballo debía entender quién es el amo. Esto sólo logra tener animales, maltratados y temerosos y que se van haciendo cada vez más insensibles a las ayudas como el freno , la pierna y la espuela y a los que hay que estar poniendo cada vez castigos cada vez más bravos para poder controlarlos . Por otro lado el desarrollar el adiestramiento basado en la comunicación, permite tener caballos dispuestos y contentos de trabajar y aprender y que es la diferencia entre tener un caballo campeón de rienda, charrería, reining, barriles etc. o echarlo a perder por un mal entrenamiento.

Como puntos importantes para éste inicio de adiestramiento mencionamos que el potro permita que se le toque en todo el cuerpo, levantar patas y manos, cepillarlo, que permita ponerle el almartigón, exploraciones veterinarias y manejo del herrador. Un segundo paso es enseñarle a cabrestear, lo cual es conducir a nuestro caballo con la ayuda de un almartigón y una cuerda jalándolo hacia donde deseamos. También y ya alrededor de los 18 meses de edad en adelante, es muy útil como base para su adiestramiento, el enseñarle a dar picadero ó cuerda, esto es hacer dar círculos al caballo con una cuerda amarrada al almartigón con las órdenes dadas desde el piso por su entrenador quien permanece al centro del círculo. Por último se explicó la importancia de enseñarle a estar amarrado y permanecer quieto ya que esto le enseñará a tener la paciencia necesaria para futuros manejos y aprendizajes.

Una vez que se tienen éstas primeras bases del adiestramiento de potros se puede avanzar hacia una etapa posterior de ejercicios para poner el sudadero y la montura y su primera monta, etapa de gran importancia. En ésta hay que recordar que por su psicología de presa y su instinto de conservación, esto es, por siempre estar al pendiente de peligros en el ambiente, los caballos perciben peligrosos los objetos desconocidos para ellos, que para nosotros son familiares, esto significa que el sudadero, la montura, el freno, etc. para él serán objetos que ponen en riesgo su vida y a los que temen como si fueran un depredador, por lo que debemos presentarle los objetos con cuidado , poco a poco, por ejemplo dejarlos a cierta distancia del potro en el centro de la arena y que el potro en libertad, sin presionarlo los vaya viendo y oliendo , por su curiosidad natural se irá acercando para darse cuenta que no representan un peligro, esto es, se ira desensibilizando a ellos y terminará por aceptar que esos objetos no ponen en riesgo su vida. Este avance permitirá ir al siguiente paso, que será ponerle el sudadero y posteriormente la montura. Para esto se le irá mostrando el sudadero y se le acercará permitiendo al potro verlo y olerlo para que lo reconozca como no peligroso, luego se le pasará tocándolo con él suavemente por un lado del cuello, el lomo, costillas etc., esto se hará hasta que se le deje puesto sobre el lomo, se le deja un momento y se le retira, siendo un buen momento para terminar la sesión del día, cuando esté relajado con el sudadero puesto para que el potro relacione el objeto con algo positivo.

Ponerle la montura es el paso siguiente y se realizará de forma similar a como se le puso el sudadero, se le presenta la montura y se le acerca poco a poco con los estribos, cincho, braguero y látigos recogidos, buscando que pierda el miedo y sin prisa ni tiempos, buscar colocar la montura suavemente sobre el lomo, dejarla unos momentos a que el potro se relaje y se procede a retirarla, no siendo necesario en ésta primera lección de ensillar, ajustar el cincho ni el braguero. En la siguiente lección se le pone la montura, se deja a que se relaje y con cuidado dándole al potro a ver y oler el cincho, se ajusta primero el cincho de enfrente y sólo se deja flojo el braguero, se bajan los estribos y se mueven para que el potro se acostumbre y se le acercan para que los vea y huela y se acostumbre a tenerlos ajustados. Para enseñarle a caminar con la montura, se sugiera se haga dentro de un corral redondo o round pen, tal como se hizo cuando se le enseñó a dar círculos o picadero con almartigón y jalón largo, estando el entrenador en el centro, poco a poco se le empieza a pedir que camine con la montura bien puesta, en el momento que camine relajado, entonces avanzaremos a que trote con la montura y al igual cuando lo haga relajado pasaremos al aire de galope suave. No hay tiempos ni número de sesiones recomendadas, hay entrenadores que les gusta hacerlo en una sesión y otros que toman varias sesiones, lo que se sugiere es que cada paso sea sin prisas y que cada lección termine el potro relajado y siendo reforzado positivamente mediante caricias.

Hasta hoy el potro sólo ha sido manejado con almartigón, así que procederemos a ponerle con cuidado y paciencia una cabezada con un filete suave sin riendas, sólo para que se vaya acostumbrando a traerlo puesto mientras se realiza el siguiente ejercicio recomendado, que es trabajo con riendas largas.

Este ejercicio es muy útil para lograr el control con las riendas antes de ser montado por primera vez. El ejercicio se realiza con dos riendas lo suficientemente largas para ser sujetadas cada una de las riendas a un lado en el almartigón, no en el filete, y que permita al entrenador dar órdenes y controlar a suficiente distancia del centro del round pen o de la parte trasera del potro. Antes de iniciar los ejercicios con riendas largas hay que acostumbrarlo al roce sobre las riendas con los costados, patas, ancas y corvejones. El inicio recomendado es dar picadero con las dos riendas, con el entrenador en el centro del round pen, con una rienda directa al entrenador y la otra pasarla por el lado opuesto , por atrás y alrededor de las ancas del potro a la otra mano del entrenador, que es la nos ayudará a dar la orden de avanzar. Este ejercicio se debe realizar enseñando a avanzar al paso, trote y galope y a ambos lados, así como el ejercicio de parar, usando primero el whoaa y posteriormente jalar suavemente. Al principio del ejercicio es muy común que las riendas puedan enredarse en las patas, ancas o montura, así que el entrenador debe parar el ejercicio y desenredar las cuerdas para empezar nuevamente. Una vez que con las repeticiones en varias sesiones el potro sepa avanzar al paso, trote y galope de manera relajada en ambos lados, se puede proceder a poner las riendas en el filete y empezar el ejercicio de dar cuerda, al igual que antes, las órdenes deberán ser suaves y con paciencia para que empiece a sentir las órdenes directas al filete y que llegue a realizar los ejercicios de picadero con al menos la misma comunicación que con el almartigón. Cuando ya el potro haya aprendido lo anterior, el entrenador puede situarse en la parte trasera del potro y empezar a conducirlo desde atrás y darle las bases de la conducción con riendas para estar ya a un paso del siguiente ejercicio que es la primera monta. Se practica el avanzar, guiarlo hacia enfrente en forma recta así como entre conos haciendo zigzag y la orden de parar y paso atrás. El paso atrás se logra cuando después de dar la orden de whoaa para parar, al detenerse el potro damos una ligera presión hacia atrás con las dos riendas y usando la palabra back o atrás, el potro al inicio buscará soluciones a esa presión buscando levantar la cabeza o avanzar, cuando se logre que dé un pequeño paso hacia atrás, se le quita toda la presión incluso dejando las riendas colgando, para que él relacione que ese paso atrás que dio, fue el que le quitó la presión. Conforme se vaya avanzando en el ejercicio, el potro podrá dar varios pasos hacia atrás de forma tranquila y relajada, pues sabe que después de eso se le quita esa presión y descansa del ejercicio. Este avance se debe lograr en varias sesiones sin prisas ni apuros, ya que ésta es la base para todo lo que viene posteriormente.

Ya que el potro tenga una edad suficiente, que puede estar entre los dos y tres años, estará listo para su primera monta, pues ya ha aprendido a confiar en su entrenador, así como llevar la montura, el freno y realizar los ejercicios de caminar, trotar, galopar, parar y dar paso atrás, el siguiente paso que es la primer monta.

Aquí para preparar la primera monta se pondrá ligeramente peso con la punta de la bota en el estribo izquierdo, jalando la rienda izquierda hacia el entrenador y la rienda derecha sin tensión, y poco a poco ir aumentando el peso. Con pequeños brincos, teniendo cuidado de soltar el estribo de ser necesario. Aquí se puede tener un ayudante para detener el potro en caso de ser necesario. Al igual que los ejercicios anteriores, lo que se busca es que el potro no tenga miedo al peso y se desensibilice a esto, para luego pasar la pierna completamente y montarlo por primera vez, lo cual después de lograrlo , el jinete acaricia al potro, permanece encima poco tiempo y se desmonta sin necesidad de hacerlo avanzar, pues el objetivo sólo es montarlo sin violencia y que el aprenda de que el jinete no representa un peligro de muerte y no hay necesidad de reparar para quitárselo de encima.

Esto que se hizo con tanta paciencia y en pasos bien planeados, será la base para tener un caballo disponible y dócil, que podrá ser un excelente compañero para la etapa posterior que consiste enseñarle a caminar, trotar y galopar con el jinete en forma relajada y equilibrada, alto y paso atrás así como el adiestramiento avanzado del potro que es salir a la mano , cambio de manos , parada, giros etc. y que será el tema de la tercera y última parte de éste artículo.

Comentarios

comentarios