El Caballo desbocado

Ing. Jorge González Piñón

   Mucha gente se pregunta porque cuando un caballo se desboca a pesar de jalar y jalar la rienda  no se detiene y otros dicen que parecía que entre mas fuerte jalaban  la rienda el caballo se desbocaba más. 

La razón de esto es que el caballo en ese momento está enfocado en huir por su instinto de conservación y el hecho de jalar mas fuerte la rienda  causa dolor en el hocico y eso incrementa su miedo y su deseo de huir, ya que se siente en peligro; de hecho, entre mas fuerte se le jala, mas fuerte corre, ya que el dolor hace que se produzca adrenalina y lo acelera.

El hecho es que en momentos como ese, nadie es capaz de jalar las riendas lo suficientemente fuerte para causar el dolor en la boca del caballo desbocado para hacerlo parar.

La solución a esto es la observación, el conocimiento de la psicología del caballo y el entrenamiento adecuado y profesional.

Si  eres observador podrás ver algunos movimientos o signos en tu caballo antes que se asuste, arranque y se desboque.   Uno es que levanta la cabeza  percibiendo  peligro.  Otro signo es que ambas orejas  estén enfocadas   apuntando con mucha atención hacia algún extraño sonido o objeto con un claro nerviosismo y movimiento de el cuerpo y patas que muestra el deseo de huir, por lo que en este momento hay que comunicarse con él haciéndolo moverse por ejemplo en círculos, pasos de costado o ejercicios que conozca y que quiten su atención de aquello que causo su estrés. Esto le quita de la mente el deseo de explotar, por lo que es importante cambiar el deseo de huir por algo positivo como hacer algún  ejercicio de rienda conocido.

Los caballos son animales de presa y por instinto de conservación buscan huir de cualquier estímulo desconocido, primero huyen desconectando cualquier acción racional y una vez lejos se sienten seguros y confortables, pero en el tiempo de huir realizan acciones que ponen en peligro la vida del jinete y la del caballo misma al chocar contra cercas, bardas, brincar arroyos, voladeros,  pasar por caminos o carreteras transitadas etc.

Se debe realizar un programa de entrenamiento para hacerles perder el miedo a los ruidos ú objetos que con seguridad se van a encontrar.  Se debe dedicar con paciencia el tiempo necesario a ir acercando objetos a nuestro caballo, poco a poco, por ejemplo, un fuete con una bolsa amarrada en la punta, primero a distancia e ir avanzando haciendo movimientos suaves y rítmicos, hasta que la bolsa esté junto al caballo y empecemos a acariciar al caballo con el fuete y con la bolsa, y que éste se acostumbre al objeto y comprenda que no representa un peligro.  Esto mismo aplica para ruidos, animales, autos etc.

Ahora lo más importante es tener en cuenta que los caballos deben aprender a parar a través de entrenamiento profesional y no a jalones de rienda.  La rienda no es un freno como el de los autos.  El freno en un caballo está en su cerebro, ya que su cerebro controla sus piernas, por lo que es con su cerebro con el que debemos trabajar.   Jalar las riendas debe ser usado como una señal para detenerse pero no debe ser el mecanismo para parar. 

 

A los amantes del caballo….  Hasta la próxima.

Volver a Artículos