PASOS BASICOS PARA INICIAR LA DOMA DE TU POTRO O POTRANCA

 

      Se debe dar gran importancia en iniciar correctamente la doma o manejo a los potros y potrancas, ya que de esto dependerá la disposición y aprendizaje futuro de nuestros caballos; esto es puede ser la diferencia entre tener un campeón de rienda, salto etc. ó echarlo a perder desde el inicio.

 

    El  inicio debe ser dado por un profesional en técnica de doma natural o racional, los cuales se basan en el desarrollo de la comunicación hombre-caballo y no en maltrato y violencia como tradicionalmente se hacía (desgraciadamente todavía existen los arrendadores que basan su trato en golpes y usar ayudas crueles como cadenas, frenos y espuelas cada vez mas bravas).

 

    A continuación se describen algunos pasos a seguir para iniciar la educación de manera correcta.

 

1..- Enséñale a tu potro a estar amarrado.-    En el inicio se le debe de enseñar a estar amarrado y permanecer quieto, esto le enseñará a tener la paciencia  necesaria para futuros manejos y aprendizajes.

      Para lograr que sepa estar amarrado hay que usar un almartigón y cuerda ó jalón irrompibles y sujetarlo a un poste lo suficientemente fuerte para que no importa como se jale no se rompa o ceda, ya que de romperse el almartigón, la cuerda o el poste, el potro estaría aprendiendo justo lo opuesto a lo deseado.   Es importante que el nudo que se le haga pueda soltarse rápidamente en caso de ser necesario, además se le debe de amarrar siempre alto, arriba del nivel de los ojos para disminuir el riesgo de que se lastime el cuello al jalarse hacia atrás.

       Esto se debe de hacer de manera gradual, y el tiempo que el caballo este amarrado cada día dependerá del temperamento de cada animal, del clima, instalaciones, sombras etc. así como del  criterio del entrenador.

 

       Este es el primer paso básico para iniciar a tu potro ó potranca.

 

2.-  Gánate su confianza y prepáralo para el herrero.  Una vez que nuestro potro sepa estar pacientemente amarrado se le debe dedicar tiempo a cepillarlo y acariciarlo con el objetivo de que  aprenda a no tener miedo y a tener confianza en sus manejadores.

        Posteriormente con precaución y sin prisas,  ir tocando y levantando manos y patas de tal forma que el potro pierda el miedo a éste manejo y así además de irlo domando lo estaremos preparando para el momento de poner las herraduras,  esto puede lograrse  en un día o llevarse varios días, no existe un tiempo correcto, aquí como en todo el entrenamiento del caballo se le debe dedicar el tiempo que sea necesario.

 

3.- Enseñarle a cabrestear y a dar picadero.    Cabrestear es conducir a nuestro caballo con la ayuda de un almartigón y una cuerda  jalándolo hacia donde deseamos, enseñándolo a seguirnos con disposición y respetando el espacio que ocupamos, esto es no echándose encima, ni adelantándose ni atrasándose, caminando a un lado, obedeciendo la orden de avanzar y parar.

        Dar picadero ó  cuerda es hacer dar círculos al caballo con una cuerda amarrada al almartigón con las órdenes dadas desde el piso por su entrenador quien permanece al centro del círculo, lo cual  ha sido usado por siglos para que el caballo libere el exceso de energía antes de montarlo.   Este ejercicio se le debe dar inicialmente para enseñarle a obedecer la orden de avanzar a los diferentes aires de caminar, trotar y galopar a ambas manos ó lados, evitando excederse al  hacerlo dar interminables vueltas lo cual lo fortalece físicamente  pero mentalmente lo debilita y será un ejercicio que después  el caballo no desee realizar. Para  evitar esto es suficiente que el potro dé máximo 5 ó 6 vueltas por lado, se da la voz de wooo  y se busca que el potro pare y se atrae con la cuerda hacia uno, donde se le permite descansar y se le acaricia, luego se debe dar picadero hacia la mano contraria de la misma forma terminando con la voz de wooo, atrayéndolo y permitiéndole descansar.  Con éste sencillo ejercicio se logran varios objetivos importantes, el primero es iniciar la comunicación hombre-caballo, donde el hombre fija su posición como el líder ó alfa de la manada, y donde el caballo acepta ese liderazgo y aprende a obedecer órdenes,  y que además buscará estar cerca de su líder  pues se le permite descansar y se le acaricia por lo que se siente seguro y confortable, que es lo que por naturaleza busca.  En éste ejercicio además aprende balance a trote y galope a ambas manos y se introduce la palabra wooo para enseñarlo a parar con la voz.

 

   Estos son los primeros tres pasos recomendados para iniciar correctamente a tu potro o potranca.

 

A los amantes del caballo….  Hasta la próxima.


Volver a Artículos